Skip to content

¿Qué está mejor y qué peor en Canadá?

24/07/2012

A menudo, cuando pensamos en emigrar a otro país, tendemos a idealizarlo, pensando que allí todo será maravilloso y que todo lo que no te gusta en tu país de origen desaparecerá como por arte de magia.  Lamentablemente esto no sucede, y todos los países tienen ventajas y desventajas.  Al margen de que esto puede resultar muy personal, trataré de reflejar los aspectos en los que más he notado el cambio, ya sea a mejor o a peor, de Canadá con respecto a mi país de origen, España:

- Las compañías telefónicas: Si pensabas que Timofónica era lo peor, es porque no conocers Rogers o Bell, o lo que es lo mismo, el monopolio de las líneas digitales y líneas analógicas respectivamente.  Altos precios, dudoso servicio de atención al cliente, sorpresas en las facturas… todo parecido, si no fuera porque aquí en Canadá es común que te cobren por las llamadas recibidas, que las conexiones a Internet tengan límite mensual de transferencia, o que el precio de las llamadas se multiplique por 5 ó por 10 una vez pasados los minutos contratados. Todos los trucos que puedas imaginar para que tarde o temprano tu factura llegue escandalosamente hinchada.  Si a esto le sumas compromisos de permanencia de 3 años, cuotas mínimas más altas o el tener que pagar por servicios básicos como recibir el número del que te llama, rápidamente te das cuenta de que aquí es todo mucho peor. Como ejemplo de buen servicio, quiero mencionar que los dos números de teléfono que yo he contratado son números usados, y constamente (día y noche) recibimos llamadas que no son para nosotros, pagando por recibirlas, claro.
- Colarse en las filas:  El deporte nacional español y me consta también latino y árabe, no lo es en Canadá, y la mayoría de la gente respeta las filas, deja pasar antes de entrar en las tiendas, pasillos o ascensores y respeta los turnos en todas partes.  Quizá haya personas que se aburran a partir de ahora haciendo cola en el autobús, pero indudablemente para mí es un descanso y un motivo menos de mala leche.
- La comida: Quitando la comida que se hace en la barbacoa (salmón, carne asada o hamburguesas de muy buena calidad), la comida habitual en Toronto tiene muchas patatas fritas, ketchup y otras salsas dulces, mucho pan… en definitiva, comida americana.  A pesar de que en Toronto están presentes la mayoría de cocinas del mundo, en cuanto te despistas terminas con una hamburguesa con patatas en la mano, así que echarás de menos esas mesas llenas de tapas, esos arrocitos y los cocidos y guisos de mamá.  Ya no hablamos del jamón y el chorizo, que existe pero para que te hagas una idea, el ibérico de bellota cuesta a $350 el kilo.
- Los sueldos: No hace falta mirar mucho para darse cuenta que los sueldos son mucho más altos aquí, ya no el salario mínimo que es bastante más del doble que en España, sino cualquier sueldo suele andar también por el doble.  Teniendo en cuenta que aquí todo está mucho más caro,  esas diferencias se reducen, pero aún así Canadá sale ganando, y la capacidad de ahorro de las familias y en general, el nivel de vida es significativamente superior.
- El transporte público:  Con sólo dos líneas de metro y unos tranvías que, o pasan seguidos, o no pasan nunca, el transporte público en Toronto es caro, lento, viejo y malo.  Quizá para los estándares americanos, el TTC canadiense sea estupendo, pero sigue siendo uno de los más caros de todo América ($3 trayecto), y el precio sigue sin justificarse teniendo en cuenta que en los últimos 40 años apenas han ampliado el metro o realizado grandes inversiones en transporte público.  Parece que el nuevo ayuntamiento quiere cambiar esto, pero es posible que ya sea demasiado tarde, no sólo por el precio actual de las infraestructuras, sino por la extensión que ha llegado a tener la ciudad.
- Las casas y apartamentos:  No cabe duda que el estándar americano en vivienda es superior al europeo.  Viviendas de mucho mayor tamaño, con sótano, ático, adosadas o incluso solas, con jardín delante y detrás, ventanas, terrazas, porches… Los apartamentos nuevos también son mejores y más grandes que en Europa, con estupendas zonas comunes con gimnasio, piscina, terraza, sala de reuniones o minicine.   La desventaja es que no son muy dados a renovar bloques antiguos, por lo que los apartamentos antiguos suelen quedarse de origen.  Otro punto negativo es que los precios se multiplican conforme vas acercándote al centro y también hay que tener en cuenta que no es oro todo lo que reluce, y hay muchos materiales de construcción de muy mala calidad (pladures, puertas huecas, tejados de corcho, aglomerados, etc…), así que los estándares en acabados aquí son bastante inferiores. 
- Electricidad y electrodomésticos:  Si bien los frigoríficos, hornos y microondas son más grandes aquí (de 80cm. en lugar de 60cm.), son los electrodomésticos una de las cosas europeas que más hecho en falta en casa. Bombillas que lucen sombrías, planchas que no calientan, tostadores que tardan una eternidad en devolver las tostadas, vitrocerámicas lentas (si tienes la suerte de tener una)…   Nuestros electrodomésticos son de mucha mayor calidad, en buena parte debido a que nuestra electridad es a 240v. en lugar de a 120v., lo que permite que todo pueda tener mucha más potencia.  Quizá por esto las lavadoras no calientan el agua (cogen el agua caliente directamente del grifo) o el cable que conecta la vitrocerámica y el horno sea de casi 3 centímetros de diámetro.   El peor electrodoméstico americano es sin duda la lavadora tradicional, de carga superior pero sin tambor, y que sólo mueve la ropa con un “agitador” central.  Las lavadoras normales europeas aquí son bastante caras y se llaman “high eficiency” (alta eficacia).
- Los coches:  Habitualmente los coches americanos son más grandes, de suspensiones más blandas, menos eficientes y con acabados en el interior de peor calidad.  A pesar de que esto se sigue dando, sobre todo cuando miramos el número de SUVs y camionetas que se venden por aquí, cada vez las diferencias son menores, dado que cada vez hay más coches de marcas orientales como Toyota, Honda y Hyundai, o europeas como Audi, BMW, Mercedes o Porche. No cabe duda que los canadienses saben lo que es un BMW, teniendo en cuenta que una de las marcas más caras en el mercado de segunda mano, y las ventas siguen subiendo y subiendo.  Eso sí, aquí todos los coches son gasolina y la mayoría de ellos automáticos. La gasolina, bastante más barata.
- El alcohol: En Ontario no hay ningún tipo de alcohol en el supermercado, y todo el alcohol ha de comprarse en los LCBO, que son las tiendas del gobierno habilitadas para venderlo.  Esto es una desventaja, dado que el gobierno establece los precios, nada baratos, sin que nadie pueda ofrecer competencia.  De este modo es prácticamente imposible encontrar un vino por menos de $10 o una cerveza por menos de $2,20 en los LCBO.  Esto sumado a que la pinta en un bar se sitúa entre los $6 y los $8 dólares, es fácil averiguar dónde está mejor para tomarse unas cañitas o un vino.  Por contra en Toronto es más fácil encontrar cervezas europeas de importación y sumadas a las nacionales, la variedad es extensísima, habiendo barras que ofrecen hasta 50 diferentes tipos de cerveza de barril.  El vino en restaurantes resulta prohibitivo, entre $30 y $60 dólares como mínimo.  
- Seguridad:  ¿Nunca os han robado la cartera en Barcelona o Madrid? Será que habéis ido poco.  Cuando te roban, cuentas la historia, y todo el mundo tiene otra parecida que contar. Conozco casos de turistas que les han robado a los 30 minutos de haber bajado del avión.  A prácticamente todo el mundo nos han robado alguna vez la cartera en España, y lo mismo con la bici o en el interior del coche.  Afortunadamente en Canadá la seguridad es mayor y puedes ir el transporte público o por las zonas más concurridas del centro sin necesidad de ir pensando cuándo vendrán a robarte. Aunque aquí también roban bastantes bicis, por la calidad de las bicis aparcadas y el modo en que la gente las ata, se deduce que todavía queda bastante márgen hasta llegar a los niveles de Barcelona.
- Las tiendas: En Toronto la mayoría de tiendas son franquicias o grandes cadenas.  Es complicadísimo encontrar una ferretería o una papelería que no haya sido absorbida por una gran cadena.  Esto es una desventaja, ya que muchos sectores dejan de tener competencia dado que en un país de grandes distancias, la gente acude al comercio que le pilla más cerca de su casa, encareciéndose los precios.  Así las grandes cadenas son cada vez más grandes, y el comercio pequeño prácticamente ha desaparecido.  Esto sumado a la casi ausencia de comercio especializado hace que en España exista mucha más variedad y cantidad de tiendas, y el comercio ofrezca muchos más servicios que aquí.
Hay muchas otras diferencias entre Canadá y España, como el azúcar en la comida del supermercado, los precios de las cosas, la disponibilidad de productos y servicios o el carácter de la gente, pero espero con esto os hagáis una idea de lo que puede resultar más relevante.
About these ads

From → Uncategorized

3 comentarios
  1. Inmaculada permalink

    animo!, que toda experiencia es buena, ademas, hay que salir fuera o perder lo que teniass para valorar lo que tenias antes.

  2. Jonatan permalink

    Muchas gracias por este post, estoy próximo a viajar a Canada y me sirve mucho leer esto.

  3. Miren permalink

    Me ha gustado mucho leer tu blog y en especial este post. Estoy a punto de emigrar a Canadá, y esto me hace abrirme un poco a lo que me espera.
    Espero sigas escribiendo.
    Muchas gracias!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 347 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: