Skip to content

La llegada

15/04/2012

Después de un largo viaje desde Barcelona pasando por Roma para ahorrar algunos euros, llegamos a Toronto. Nada más llegar y en mismo aeropuerto hay que hacer el “landing”, que es parte del proceso de inmigración e inicia el proceso para poder obtener el número de seguridad social y el permiso de residencia (PR). La verdad es que todo fue bastante más sencillo de lo que parecía en un principio: Ni nos pidieron mostrar el dinero en efectivo necesario para el proof of funds (prueba que tienes dinero para vivir aquí unos meses), ni nos revisaron maletas, ni siquiera prestaron atención a las dos listas del inventario de cosas que importas a Canadá y que debe incluir las que llegarán después en barco o avión.

El proceso se limita a enseñar el papel de inmigración junto con el visado, intentar firmar en un cuadro blanco sin salirse al cuadro verde y responder a algunas preguntas básicas como cuánto dinero llevas o donde tienes pensado quedarte.  Posteriormente otro funcionario decorado con una bandera de Canadá te explica completamente de carrerilla lo que debes saber a la vez que te llena una bolsa de bienvenida de folletos, con información sobre el país, los servicios, etc.  Básicamente lo que te cuenta es que debes leer todo eso, y que lo primero que hay que hacer es pedir el número de la seguridad social, sin esperar a que llegue el “PR” que tarda unas cuatro semanas.  El proceso finaliza haciendo cola en la sala de aduanas, donde se entregan las listas de importación y donde no nos pidieron abrir maleta alguna.

Una de las cosas más frustrantes del proceso de inmigración es que, a pesar de que lo tienen todo bajo control, con funcionarios en el aeropuerto, papeleos múltiples y explicación de hasta el tamaño que tiene que tener tu cabeza dentro de la foto, todos los procesos son leeeeeeentos. Echando cuentas, nosotros hemos estado 6 años hasta que hemos recibido el visado estampado en el pasaporte, con retrasos de meses o hasta un año para recibir contestación del estado del proceso o avanzar al siguiente paso. Una vez aquí también es pesado tener que esperar mes y medio para recibir una tarjetita en tu domicilio, cuando podríamos ir un día a alguna oficina y llevárnosla puesta. Y aunque el papel provisional sirve para algunos procedimientos, como pedir el número de la seguridad social, que por supuesto, también tarda, no sirve para otros, como por ejemplo hacer un contrato de móvil o teléfono.
Bueno, burocracia aparte, la llegada al país es toda una experiencia, en especial si nunca has estado en Norte América como es mi caso.  Llaman la atención muchas cosas, como la forma de lo que llaman “limos” en el aeropuerto, que son unos taxis negros así en plan pijo americano, no sé para justificar los 70$ que viene a costar el trayecto hasta el centro de Toronto, o para dar buena impresión a los que llegan.

 El resto de taxis son un atentado al buen gusto, algunos azulitos con una raya blanca, así estilo “estarsqui y jach”, otros naranjas y verdes, otros rojos y amarillos estilo “que viva españa”, en fin.
Nosotros vinimos en un 7 plazas “Dodge”, ya que al llegar con 6 maletas, dos portátiles y un perro, no cabíamos en las limos. En esta ocasión la leyenda de los coches americanos se cumple, superautomáticos con una suspensión tipo barco que te zarandea de lado a lado, muy grandes y con mucho espacio interior, pero unos acabados plasticosos de baja calidad que suenan en cada bache.
El apartamento está muy bien, aunque por 2.300 euros que cuesta al mes ya puede estarlo.  Al lado nuestro están construyendo un edificio de 64 plantas, suficientes para dar sensación de rascacielos cuando lo miramos desde nuestro balcón del piso 13.  Por dentro lo que ya esperábamos de un apartamento americano, o sea, cocina abierta al salón, un frigorífico para 16 personas de doble puerta, y un microondas gigante de unos 80 cms. de ancho.  La cama altísima, casi hay que saltar para entrar y el suelo de la habitación de moqueta supermullida, como si andaras por un tatami de piel de leopardo.
Fijándonos alrededor nuestro y dado que muchos no cierran las cortinas como en España, vemos viviendas más bien pequeñas, todas con cocina americana, y todas con un gusto tirando a rústico en la decoración, así tipo puertas blancas con paredes de color pastel, armarios de madera en la cocina con electrodomésticos de aluminio y cosas así.  Los balcones son de cemento, sin baldosas, y la mayoría de edificios son de cristal incluídas las barandillas de los balcones, lo que da un aspecto raro de nuevo viejo porque nadie limpia esos cristales por fuera, quizá lo hagan de cara al verano para todo el edificio.
La ciudad

Una de las cosas que primero descubres cuando llegas es que todo parece más cutre que en el Google Maps, básicamente porque aunque está todo bastante limpio, el aspecto es más bien de desgastado, con mucho cemento, irregularidades en las aceras, grietas, restos de grafitis, etc.  No hay baldosas tampoco en las aceras, ni siquiera en el centro financiero o centro de ocio, y esto sumado a las moquetas del aeropuerto o los pasillos del apartamento, permite rápidamente llegar a la conclusión de que aquí apenas se utiliza la baldosa, lo cual provoca un toque cutre a los ojos europeos.
Como cabía imaginar, Toronto es una ciudad típicamente americana, lo que significa que en cada manzana puedes encontrar cualquier cosa, un parking a piso llano, una fachada lateral decorada con colores, un edificio de una planta o un rascacielos de 80 plantas. Creo que ellos están acostumbrados a este desorden visual, pero recién llegados del eixample de Barcelona dan ganas de llamar al arquitecto municipal para colgarlo del palo de la CN Tower.
Aún así, todavía hay calles que conservan sabor añejo, con todas las casas de dos o tres pisos bastante igualitas, con muchísimo aire inglés, como ésta cercana a la calle Parliament:
Lo que se ve son los streetcars, más conocidos en España como tranvías, son un poco antiguayas y tampoco se ven muy concurridos de gente, quizá por el precio del transporte público: unos dos dólares y medio te pongas como te pongas (billete sencillo 3 dólares).
La gente
Lo que más llama la atención al llegar es la amabilidad de la gente.  Quitados un par de policías del aeropuerto que vieron demasiadas películas americanas, la gente es muy educada, respetuosa y amable. Se dirigen a tí y te hablan con bastante facilidad en cualquier parte, así el carácter aparenta ser bastante easy going y alegre .  Una señora en el supermercado, cuando le contamos que llevábamos aquí sólo un día, ya nos advirtió que estuviéramos preparados para que nos preguntaran cuánto tiempo llevávamos en Canadá constantemente, intuyo que la alta inmigración hace que esta pregunta esté a flor de piel para hacerse una mejor idea de con quién se está hablando.
Creo que esto va a jugar definitivamente en nuestra contra a la hora de encontrar un trabajo, hacer el contrato de teléfono, buscar apartamento y todas estas cuestiones.

From → Uncategorized

3 comentarios
  1. Nieves permalink

    Una descripción exquisita que me ha teletransportado por un momento de Zaragoza a Toronto. Buena suerte.

  2. miguel angel permalink

    me gustaria trabajar alli , pues aqui ya sabeis commo esta esto de españa de trabajo ……………suerte y si me podeis asesorar os lo agradeceria ……………..

    • Por desgracia, no puedes trabajar en Canadá sin permiso de trabajo. Algunos europeos vienen con visado de turista y luego tratan de que una empresa les arregle los papeles, pero esto es bien difícil y no se recomienda en ningún caso. Si no puedes aplicar como “skilled worker” desde España en la embajada de Canadá, mi consejo es que aproveches la oportunidad que tienes como europeo de poder trabajar en cualquier país de Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: