Skip to content

Las mejores maletas del mercado

09/08/2016

Si tenéis pensado venir a Canadá, ya sea temporalmente o definitivamente, hay algo que vais a necesitar:  maletas.

photo_excess_baggage

Las maletas es a menudo una cuestión personal y de gustos, pero después de haber recorrido bastante mundo y haber tenido la oportunidad de coger muchos vuelos desde que vivo en Canadá, creo que sin ser el experto viajero, puedo definitivamente hablar sobre mi experiencia con las maletas y los vuelos.

El pobre va dos veces a la plaza

Eso decía mi madre siempre cuando compraba algo barato que al final, salía caro, básicamente porque había que volver a la tienda a comprar lo caro. Mi primer consejo es que no escatiméis en maletas.  La maleta, una vez terminada, va a pesar en el mejor de los casos 20kg. y esos kilos van a ser lanzados desde la cinta de carga del avión hasta los carros de transporte, a menudo a una distancia de uno o dos metros, aguantando 4 ó 5 maletas encima que son a su vez lanzadas, andando después rozándose por cintas de acá para allá, a veces bajo la lluvia, otras veces amontonadas entre otras muchas maletas. En resumen, van a ser maltratadas.  A menudo veo gente quejándose porque su maleta ha salido reventada o sin una rueda y me digo a mí mismo: “pero qué esperabas con esa porquería de maleta que llevas”. Vamos, que no hay que ser muy listo para intuirlo, sobre todo si alguna vez has visto cómo las cargan. (Para los incrédulos, ver aquí https://www.youtube.com/watch?v=BPloIzDa6bg o aquí https://www.youtube.com/watch?v=z04I6ows9bs ). Las maletas baratas no sirven, principalmente porque se utilizan plásticos de mala calidad que tienden a doblarse si son blandos o a rajarse si son duros.

Es tentador pensar que habiendo maletas que lucen estupendas por 50€, y la de marca conocida vale 200€ ó más, siempre puedes comprar otras 3 maletas si la barata se rompe.  Esta idea, a la larga, no es válida con las maletas por dos motivos.  Primero porque es probable que te dé tiempo a comprar más de otras tres maletas en el plazo en el que la maleta buena se haya roto, y aún así seguirás teniendo una maleta mala.  Y segundo porque no es agradable tener que arrastrar una maleta de 24kg. camino a casa cuando tu tercera maleta chollo se ha roto.  Por eso hay que tratar de buscar la mejor calidad posible, hay que “invertir” en la maleta, te ahorrarás disgustos en medio de un viaje y al cabo de los años, seguirás teniendo una maleta buena por el mismo precio que las 3 ó 4 malas.

Hay otro motivo para elegir una maleta de calidad, y es la posibilidad de repuestos.  Si una maleta sale por la cinta sin una de las ruedas, y es de una de las marcas reconocidas, la compañía aérea se hará cargo de reponer la pieza rota en el transporte, mientras que si es una maleta china de 20€ la compañía te dará una palmadita en la espalda y te ofrecerá una amable sonrisa.

Una vez tenemos claro que hay que invertir en maletas, os cuento las que mejor resultado me han dado a mí al cabo de los años.

Hoy día quizá las mejores maletas son las de plástico con cremallera central.  El motivo es que son muy prácticas, pesan muy poco y una vez llenas de ropa, el conjunto es muy resistente al trato de los aeropuertos, dado que su relativa elasticidad les permite absorver los golpes sin romperse.

2_cosmolite_1412647446_1413919951

Maleta con cremallera central

La principales desventaja de este tipo de maletas es que el cierre de cremallera se abre fácilmente presionando en el centro de la cremallera con un bolígrafo o punzón. Esto es propenso a robos dependiendo del país donde viajéis, y también se han dado casos donde han introducido contrabando en las maletas de los pasajeros. También ocurre que la cremallera no cierra la maleta herméticamente, por lo que a veces la propia cremallera se empapa o no aisla convenientemente de las bajas temperaturas.  Por último, otra desventaja es que algunos plásticos son bastante propensos a arañazos, vas a llorar cuando veas tu maleta reluciente salir por la cinta en el primer viaje, aunque bien es cierto que las nuevas maletas vienen texturizadas para disimularlos.

Por eso la maleta que mejor resultado me ha dado a mí, la todo terreno, es la Roncato clásica dura. Es una maleta prácticamente indestructible, dada la calidad del plástico con el que está construida, es hermética y el que sea totalmente dura ayuda a transportar cosas que no son estrictamente ropa, como botellas, tazas, botes, etc..   La fabrican en dos y cuatro ruedas, pero bajo mi punto de vista, la de dos ruedas es la que se lleva el premio de maleta indestructible.  Las ruedas, al ser mucho más grandes, avanzan mejor por cualquier terreno, y al estar las ruedas muy bien protegidas, nos garantiza que la maleta nunca saldrá por la cinta sin una de las ruedas.

roncato

Si os decidís por esta maleta, os recomiendo que elijáis un color claro, ya que el plástico tiende a volverse blanquecino con los roces, por lo que los colores oscuros aguantan mucho peor el paso de los años.  Esta maleta os durará en perfectas condiciones toda la vida, podéis incluso intentar buscarla en el mercado de segunda mano.  En mi experiencia personal, la maleta cayó de 1,5 metros en el bus del aeropuerto cargada hasta 24kg. y con el asa abierta, con todo el peso sobre el asa.  Cierto que el plástico del asa replegable se descuageringó un poco (se habría reventado completamente en cualquier otra maleta) pero lo arreglé con un tornillo de cocina del IKEA (pasador) ya que el plástico sólo se daño por la parte del tornillo, y de eso hace ya 5 años.

Lo que sí tenéis que tener en cuenta es que el cierre no es TSA compatible.  Eso quiere decir que nuestros amiguitos los americanos no pueden abrir la maleta en el aeropuerto, por lo que si vas a viajar por EE.UU. deberás dejar la combinación abierta o te llamarán por los altavoces para que se la abras (si no te intentan romper el cierre).  Son tan inútiles que en mi caso dejaron el cierre abierto porque movieron la combinación y ya no eran capaces de cerrarla de nuevo, eso podía haber sido el fin de mi maleta (relativo ya que existen repuestos) ya que el cierre abierto sobresale considerablemente, pero por suerte la maleta llegó intacta con el cierre abierto a destino, lo que demuestra que el plástico con el que está construida (incluyendo los cierres) es prácticamente indestructible.

Una buena opción para las Roncato duras son las Desley duras, y también las Samsonite. Como veís, sigo pensando que las maletas de plástico duro siguen siendo la mejor elección para nuestra maleta básica de 23kg.  Para las de cabina, dado que la maleta viajará contigo, la mejor opción son las de policarbonato con cremallera central.

Otras opciones para facturar

Mi opción preferida serían las maletas de aluminio.  Es el tipo de maleta más antiguo, llevan rondando casi 100 años, y sin embargo todavía hoy día se siguen fabricando, lo cual da algunas pistas del motivo.  Son bonitas, resistentes y no excesivamente pesadas, aunque bien es cierto que el aluminio puede abollarse, cosa que no hace el plástico, y que algunas marcas como Roncato ya no las fabrican, son las más molonas y las elegidas por las estrellas de Hollywood, lol. También a menudo ocurre que son excesivamente caras.

Para el resto, considero que las más adecuadas son las de plástico, bien sean las duras con cierre de combinación -mejores- o blandas con cremallera -más prácticas-.  Las maletas de tela para mi gusto son las que peor resultado dan, suelen ser más pesadas que las de plástico y tienden a desgastarse por la parte de la tela (aún con las protecciones).  También suelen abrirse por un solo lado, en lugar por la parte central, lo que para mí es una gran desventaja a la hora de organizar la ropa y manejarse en el hotel. Por último son las más propensas a romper las ruedas ya que el plástico del armazón (oculto por la tela) no suele ser suficientemente resistente para el peso sobre las ruedas. Las maletas de tela de bajo coste fabrican el armazón en plástico de aún peor calidad, que se resquebraja fácilmente con los golpes y cambios de temperatura.  Algunas maletas “chollo” de este tipo me han durado sólo un par de trayectos, por lo que las descartaría directamente.

Sobre las maletas de plástico semiduro con cremallera, hay que distinguir entre las que están fabricadas en ABS y las que están fabricadas en policarbonato.  Las primeras suelen ser más ligeras y menos resistentes (también más baratas), lo cual nos podría servir bien para una maleta de cabina, mientras que las segundas son la opción a elegir para una maleta que va a ser facturada, a pesar de que la propia maleta pese un poco más y sean un poco más caras.

Sobre las marcas, yo recomendaría Samsonite, es la marca más extendida en Norteamérica (dado que es una marca americana) y no vais a tener problemas de repuestos o reclamaciones en las líneas aéreas.  Hay otras marcas europeas válidas como Roncato (italiana) o Desley (francesa).  El equivalente español sería Gabol, y aunque la calidad de las Gabol varía considerablemente de unos modelos a otros, su duración es bastante cuestionable. Para los más exigentes, las Tumi han demostrado ser las más resistentes del mercado, incluso más que las Samsonite, pero yo nunca he tenido una Tumi porque son excesivamente caras.

American Tourister es la marca de supermercado de Samsonite, y aunque muchos vendedores la promocionan nombrando a Samsonite, hay que tener en cuenta que ni las calidades, ni el mercado al que van destinadas es el mismo, por lo que yo no las recomendaría para facturar.

Los vuelos en Norteamérica

Hay un aspecto a tener en cuenta sobre los vuelos en Norteamérica, y es que los precios no incluyen el equipaje facturado.  Por eso hay mucha gente que utiliza la maleta de cabina (20″ o 21″ max 10kg) y el bolso personal para no tener que pagar los $25 por trayecto que cuesta facturar una maleta de 23kg.  Así, no solo la maleta de cabina sino también el bolso personal es un elemento a tener en cuenta, dado que podemos aprovechar ese espacio para incluir más equipaje.  La ventaja es que este bolso nunca lo pesan, por lo que aunque no muy grande, lo podemos llenar de las cosas más pesadas como la cámara de fotos, el altavoz bluetooth, cargadores, máquinas de afeitar o las compras en el Duty Free.  Para el bolso personal, elige uno de unas 9″ de profundidad que sea resistente y tenga una buena cinta para colgar con clips metálicos grandes.  El mío de Roncato ha aguantado hasta 10kg. de peso a través de los años sin rechistar.

Hand-Baggage-1

Algunas compañías, además del trolley de cabina y el bolso de mano (laptop bag or personal bag) permiten un elemento más que sería el bolso de cortesía para ellas o la bandolera (mariconera que siempre se ha llamado en mi casa) para ellos.  Esto es arriesgado y se gana poco espacio, pero es una opción para llevar los documentos, llaves, móvil, etc. maximizando el espacio del bolso de mano. Ryanair no permite esto por ejemplo.

Viniendo de Europa, yo estaba acostumbrado a ver que los vuelos de ida y vuelta son mucho más baratos que dos vuelos de ida, en ocasiones ridículamente más baratos como por ejemplo, un viaje de ida y vuelta por 80€ y un viaje de sólo ida para el mismo trayecto por 500€ ó incluso 1.000€.  Por eso cuando en Europa quieres hacer un viaje tipo triángulo (Madrid-Roma-Praga-Madrid) suele ser siempre mejor comprar un vuelo de ida y vuelta Madrid-Roma y otro de ida y vuelta Roma-Praga, haciendo escala en Roma para la vuelta.

En Norteamérica esto no ocurre, y los viajes de ida y vuelta son la suma de dos viajes de ida, lo cual te abre la puerta a los estupendos viajes en triángulo, y también a ir en una compañía pero volver en otra que tiene un mejor precio para ese horario. En líneas generales, si no facturas equipaje van a querer pesarte el equipaje de cabina pero, normalmente, no el bolso de mano.  Comprueba el límite, ya que algunas compañías permiten 10kg. y otras permiten hasta 12kg. en el trolley de cabina.

La mala noticia es que las compañías de bajo coste no están tan extendidas en Norte América, por lo que es bastante complicado encontrar vuelos chollo.  A su vez, las cookies de los buscadores de vuelos son cada vez más sofisticadas, y no hay vez que busques un vuelo un día, esperes a comprarlo al día siguiente y veas que el vuelo ha subido considerablemente.  Cuando veas un vuelo, cómpralo directamente o accede a otro buscador desde un ordenador diferente con otra IP.

El exceso de equipaje

El exceso de equipaje siempre ha sido una pesadilla en mi caso, porque soy de los que me gusta llevar cosas “por si acaso” y aunque he ido aprendiendo con los años a seguir el consejo del experto viajero:  “Una vez tengas listo el equipaje, saca la mitad de la ropa y mete el doble de dinero”, todavía me cuesta reducir los “por si acasos”.  Por eso siempre suelo viajar rozando los máximos de peso para todos los trayectos, sobre todo cuando vuelvo de España cargado de compras donde siempre facturo una segunda maleta (23 + 23 kilos + 10 en cabina + 5 ó 6 en mano).

Para evitar desmayos en el aeropuerto, utilizo una báscula digital de baño, que suele siempre pesar unos 100 – 200 gr. más que en el aeropuerto y ajusto las maletas para que pesen 24 ó 24.1 kilos.  Eso me suele dar en el check-in un peso de 23.9 (aceptado por todas las compañías) o 24.0 (habitualmente aceptado).  Si no dispones de peso, puedes ir a una farmacia para tener una idea orientativa y, a malas, si te pasas calculando a ojo -no lo recomiendo-, tendrás que retirarte de la fila y hacer algunos cambios entre el equipaje facturado y el de cabina.  Dado que no puedes poner líquidos en el de cabina (de 100 ml. en plástico transparente puedes), lo más conveniente para sacar de la maleta son los vaqueros.  Cada vaquero pesa prácticamente 1kg.  Si te pasas dos kilos, saca dos vaqueros y una camiseta (200 gr.)  y ponlos en el bolso de mano.  No te líes a sacar cosas porque al final probablemente te vas a quedar por debajo del peso máximo y vas a tener que cargar con todo ese peso en cabina.  Es bastante común llegar con 26kg. (te pasas 2), sacar cosas a ojo, ponerlas aquí y allá, volver a la fila y ver que tu maleta pesa 21.5 Kg. buaaaaaa.

Tened en cuenta que si os pasáis de los 23,9 kg. os pueden cobrar como si vuestra maleta fuera de 32kg. (maleta grande) y ese precio (unos $100) suele ser el mismo que cuesta facturar una segunda maleta, con lo cual en lugar de 9kg. más por la maleta grande tendríais 23kg. más por la segunda maleta.  Mi consejo es que peséis las maletas y si véis que no podéis hacerlo entre la facturada, la de cabina y el bolso de mano, facturéis una segunda maleta.

Espero os resulten prácticos mis consejos y ¡buen viaje!

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. lach244 permalink

    Muy buen artículo como siempre, muchísimas gracias lo tendré muy en cuenta para próximos viajes. En mi último viaje tuve que comprar una de emergencia a última hora porque la mía (nueva) la habían roto en una de las escalas.

  2. Pcm permalink

    Muy bueno tu blog, saludos y gracias por compartir tus vivencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: