Skip to content

La comida procesada

20/01/2017

Una de las cosas que hay que aprender si se viene a vivir a Norteamérica es a diferenciar entre comida y cosas que parecen comida pero en realidad no lo son.  La comida procesada está mucho más presente en Norteamérica que en los países de donde venimos, ya sea España o latinoamérica.

1-processed-foods_377x171_e0hwj7

Al llegar, encontramos por todas partes cosas muy apetitosas que se nos antojan irresistibles, o al menos, nos sugiere la curiosidad de probarlas. ¡Y están muy buenas!  Si nos dejamos llevar sin pensar dos veces en lo que estamos comiendo, muy pronto nos daremos cuenta de que hemos engordado unos cuantos kilos sin razón aparente, nos sentimos cansados, nuestro humor ha empeorado, o incluso empezamos a tener dolores de cabeza o malestar general o estomacal.

La razón:  la comida procesada.  Nuestro cuerpo está probablemente acostumbrado a comer alubias, arroz, menestra, filetes de ternera o pescado fresco entre otras cosas, y de repente, le ofrecemos un compuesto de harinas, emulsionantes, levaduras, glutamato monosódico, aceites procesados, gasificantes, sirope de maíz, proteína de leche, ácido láctico, ácido ascórbico y hasta un total de más de 3.000 aditivos registrados.   Esta mala alimentación tiene diferentes consecuencias entre las que se incluyen, mayor tendencia a coger resfriados, diferentes tipos de alergias (¿os habéis percatado de que casi todo el mundo tiene alguna alergia aquí?), falta de energía, sobrepeso, problemas de tiroides, depresión, ansiedad…

Podéis leer más al respecto, no quiero extenderme mucho, pero me gustaría mencionar las cosas que he ido aprendiendo y que han mejorado mi salud en general.  Por poner un simple ejemplo, ayer compré una ensalada variada que venía con unos tostitos y una salsa para arreglarla.  Ensaladita: comida sana, ¿verdad?.  Leyendo la etiqueta, encontré que la ensalada junto con los tostitos y la salsa, contenía más de 60 ingredientes, algunos identificables, otros, simples compuestos químicos.  La ensalada sabía a… ¡hamburgesa de bacon y queso!  Riquísima, no pude parar de comer hasta que terminé los dos platos que contenía el paquete, ¡uhmm!

Ahí está el truco, las empresas son grandes corporaciones que no andan buscando tu alimentación equilibrada, su objetivo es que mañana vuelvas al supermercado a comprar la misma rica ensalada, incrementando así sus ya tremendos beneficios.  La comida, al final de este proceso, se ha convertido en un artículo de ingeniería alimentaria para que te guste mucho y que repitas, y si te puede crear adicción, ¡pues mejor!  El principal problema es que tu cuerpo después tiene que limpiar todos estos compuestos químicos, además de que se generan unos desequilibrios hormonales entre otros procesos, como picos de insulina o carencias nutricionales que tu cuerpo reclama pidiéndote más comida.

Alimentos que debes evitar

  • Los dulces en general. Si en tu país comprabas magdalenas en la panadería de abajo, es posible que estuvieran hechas con huevo, harina, leche, sal, azúcar y aceite de girasol, pero si compras aquí un cramberrie muffin, estarás poniendo en tu cuerpo decenas de compuestos químicos, entre los que se incluyen excito-toxinas como el glutamato monosódico (MSG), el aspartamo, compuestos con un alto índice glucémico como los derivados de la fructosa o el sirope de maíz (corn syrup).
  • Los quesos industriales.  Estos quesos no están hechos de leche, sino de “sustancias lácteas modificadas”. Esto significa que de la leche se separan todos los compuestos elementales, eliminando el agua y obteniendo la mantequilla por un lado, polvo de proteínas por otro, caseínas, ácido láctico, manteca, etc. Estos compuestos son utilizados a discrección del fabricante para obtener el resultado deseado, mezclándolos con otros aceites vegetales para abaratar el precio, diferentes sales, azúcares de alto índice glucémico, etc.  El resultado es bastante diferente al que obtenía tu abuela haciendo queso en el pueblo con leche recién ordeñada, y tu cuerpo, que es en realidad un laboratorio químico, probablemente se va ver afectado por este desequilibrio artificial de compuestos, acumulándolos en grasas de reserva, o utilizando aminoácidos u otros nutrientes para poder descomponerlos o simplemente deshacerse de ellos. Existen quesos hechos únicamente con leche pasteurizada y fermentos lácticos, lee las etiquetas.
  • Panadería industrial.  El objetivo de los fabricantes es prolongar el tiempo en el que el pan y otros productos industriales permanecen en la estantería sin caducar, a la vez que te saben ricos y “parecen” sanos. ¿Nunca te has preguntado por qué el pan de tu pueblo se quedaba duro al día siguiente pero el pan de molde dura 2 meses, o los biscotes duran 6 meses y hasta un año?  La respuesta en la siguiente lista de ingredientes: protease (peptidasa), wheat gluten, calcium propionate, sodium stearoyl-2-lactylate, monoglycerides, sorbic acid, soybean lecithin, acetylated tartaric acid esters of mono and diglycerides,  vegetable monoglycerides, yeast (esto no es simple levadura, es un compuesto químico que suele contener también glutamato), flavour -contains soya- (éste es otro derivado de la soja genéticamente modificada que contiene otros productos químicos)
  • Yogures, helados y margarinas.  Al igual que los quesos, la mayoría de yogures están hechos de sustancias lácteas modificadas, a los que se añade el genérico “gelatine”, que es un espesante químico que suele contener también glutamato (nada que ver con la gelatina que usaba tu abuela).  Los espesantes artificiales y el desequilibrio de los compuestos de la leche hacen prácticamente innecesario el uso de bacterias para espesar la leche, así que lo supuestamente sano del yogur, que son las bacterias, aparecen al final de la lista de ingredientes, quizá para justificar que es un yogur y no un preparado químico.  Por otro lado la mayoría de yogures contienen sabores artificiales que se obtienen de derivados de la soja y otros compuestos y extractos, haciendo la lista de ingredientes interminable.  Existen yogures hechos sólo de leche pasteurizada y bacterias lácteas. Elige los yogures naturales y/o orgánicos.
  • Cereales y otros engendros del desayuno.  Huye como de la peste de preparados que imitan la miel o el maple syrup, lo mismo con los preparados que imitan la mermelada. Respecto a los cereales de desayuno, la mayoría contienen azúcares de mala calidad, saborizantes artificiales, y harinas y aceites de alimentos modificados genéticamente (enriched flour, modified palm oil or modified soja oil entre otros) además de que el contenido en azúcar es altísimo, compensado por el añadido de diferentes sales, acidulantes y otros compuestos que evitan que te empalaguen en la boca.  Lee las etiquetas y opta por cereales sanos, sin azúcares y sin sabores, como los copos de avena.  Utiliza plátanos, nueces, miel o almendras para darles tú el sabor que más te guste.
    Sobre las margarinas es mejor no hablar.
  • Hamburguesas y perritos calientes.  La mayoría de las carnes son de muy baja calidad, con gran cantidad de grasa, cartílagos, emulsionantes, proteínas de leche y otros compuestos.  Evita los derivados del pollo, están muy lejos de ser la alternativa saludable a la ternera, ya que se obtienen de la gran cantidad de desechos del pollo disponibles en las empresas cárnicas, más una colección de químicos para poder digerirlos.  Existen hot-dog y hamburguesas de mejor calidad, mucho más caras, pero lo ideal es comprar carne triple AAA y picarla en casa con una picadora. Vas a notar una tremenda diferencia en las lasañas, albóndigas, pasta y hamburguesas.
  • Broth y sopas.  Contienen muchísmo glutamato monosódico y otros saborizantes químicos. Hacer una sopa en casa es sencillísimo, sano y barato.
  • Pizzas congeladas y otros preparados.  Son cócteles molotov de productos procesados, que a su vez contienen decenas de otros compuestos.  Aquí, ni el peperoni es sólo carne de cerdo curada, ni el queso es queso, ni la masa de pizza es harina y agua.  Son toda una oda a la ingeniería alimentaria.  Es posible que no puedas parar de comerlas, a pesar de que el valor nutritivo es cercano a cero.
  • Snacks.  Elije patatas fritas naturales, cortezas de cerdo fritas o tostitos sin sabor, el resto contienen numerosos compuestos, saborizantes y colorantes.  Y aún dentro de los snacks sin sabor, hay que tener cuidado, porque contienen mucho aceite procedente de la fritura, y esos aceites son de muy baja calidad, aceites que han sido previamente procesados o modificados genéticamente, y a los que se les ha extraído otros compuestos interesantes para otros preparados.  Estos aceites de mala calidad y sin interés nutricional vienen etiquetados como Vegetable Oil (Canola, Soybean and/or Sunflower Oil).
  • Salsas y condimentos.  Si lees las etiquetas te vas a quedar sorprendido.  La mayoría de ellas empiezan con agua y azúcar/glucosa/fructosa (los tres juntos). Esto es ya de por sí un despropósito, ya que una salsa no debería estar basada en agua y azúcares indeterminados, pero también porque la fructosa es un azúcar procedente de la fruta que está tremendamente procesado, con un alto índice glucémico, y que habitualmente esconde otros compuestos químicos en menor medida. También ocurre que la combinación glucosa-fructosa se utiliza para ocultar que en realidad contiene corn syrup, algo que la gente ya ha aprendido a identificar como malo. Si lo que quieres es generar un pico de insulina en tu cuerpo, y estar hambriento a las dos horas de haber comido, rocía todas tus ensaladas con estas deliciosas salsas.

Alimentos de deberías incrementar

  • Frutas y verduras.  Viejo tópico, ¿verdad? En Nortemérica cobra especial relevancia dados los metros y metros de estantería de alimentos procesados que existen en los supermercados.  Hay mucho ruido en torno a los pesticidas utilizados en las frutas y verduras (la cantidad de pesticidas permitida en Norteamérica es aproximadamente el doble que en Europa), pero si los pelas y lavas bien, siempre van a ser una mejor opción que el resto de cosas disponibles.  La alternativa de comprar frutas y verduras orgánicas es muy discutida, porque además de que no está al alcance de todos los bolsillos, el aspecto es idéntico a los que no son orgánicos, lo que crea dudas de si realmente los orgánicos son más sanos, o es más de lo mismo más caro.
  • Zumos hechos en casa. Aprovecha las innumerables recetas disponibles online para hacer todo tipo de zumos y smoothies (zumos con leche o yogur).  Los zumos industriales tienen un alto índice glucémico y un bajo valor nutricional, mientras que los hechos en casa, sobre todo si añadimos verduras, frutos secos y semillas, nos nutren, nos sacian y nos protejen de enfermedades.
  • Grasas de alta calidad.  Aceite de oliva virgen, aguacates, nueces o pescado azul entre otras cosas, contienen grasas de calidad que nuestro cuerpo necesita, haciendo que nos sintamos menos hambrientos durante el día.
  • Miel o maple syrup.  Para los golosos, los azúcares naturales son la mejor opción.  Si la fructosa que viene con la fruta (junto con otras muchas cosas de un alimento balanceado) no sacia nuestro paladar goloso, siempre es mejor utilizar azúcar moreno, miel de abejas o maple syrup.  El ágave se ha demostrado no ser bueno, a pesar de que muchos ágaves son orgánicos.  Si lo que queremos es evitar calorías, el único edulcorante que hasta ahora no ha sido cuestionado es la Stevia.  La sucralosa (Splenda) y sobre todo el aspartamo se consideran excito-toxinas, por lo que hay que evitarlos.  Prácticamente la totalidad de bebidas y gaseosas light contienen aspartamo o sucralosa.

Cocina en casa

Es tentador disponer de un menú completo por $9 dólares, y la verdad es un poco rollo andar cocinando en casa para toda la semana, ya sin contar que aparecemos en el trabajo con un tuper cutre mientras los otros nos muestran lo cool que son comiendo sushi o el último wrap de diseño.  Pero es realmente algo que merece la pena, porque bastantes antibióticos, herbicidas y esteroides nos estamos ya comiendo en nuestro pollo al chilindrón, como para además añadir toda una colección de sustancias indeterminadas presentes en casi todas las franquicias de comida.

En mi caso los síntomas que he eliminado cuando he dejado de comer todo tipo de comida procesada incluían:  propensión a inflamaciones e infecciones, propensión a resfriados y gripes, dolor de cabeza tensional, estrés, visión borrosa, mareos, náuseas, diarreas ocasionales, flatulencias, cansancio generalizado, alergias en la piel, tendencia a engordar, hipertensión, problemas de tiroides y dolores articulares. ¡Toma ya!

Cocinando en casa al menos podemos identificar el pollo como un pollo, los pimientos como pimientos y la cebolla como cebolla.  Y además sabemos que no hemos puesto corn syrup en la comida, ni glutamato, ni derivados de la soja genéticamente modificada.  Realmente merece la pena.

Ejemplo de comida procesada

Para los que todavía no os habéis quedado convencidos, os pongo un ejemplo práctico, un pastelito del Tim Hortons, franquicia que está en cada esquina en Canadá, y en la que es fácil caer un día u otro.  Pastelito elegido:  Cherry cheese danish. ¿Por qué he elegido este pastelito?  Porque tiene fruta y queso, lo cual me indica que nos lo vamos a pasar bomba.

easy-braided-cheese-danish

Tiene buena pinta, ¿no?  Está buenísimo, crujiente, apetitoso… un vicio, vamos.  Veamos los ingredientes:

Cherry Cheese Danish: Enriched wheat flour, cherry filling [sugar, water, cherries, modified corn starch, gellan gum, salt, citric acid (pH control), methylcellulose, natural & artificial flavours, sodium citrate (pH control), preservatives (potassium sorbate, sodium benzoate), xanthan gum, colour (red #40, blue #1)], water, vegetable oil margarine (modified palm, canola and palm oils), cream cheese filling [water, corn syrup, sugar, cream cheese (modified milk ingredients, bacterial culture, salt, locust bean gum, guar gum, lactic acid), modified milk ingredients, modified corn starch, vegetable oil (canola), artificial flavour, salt, microcrystalline cellulose, lactic acid, lemon juice concentrate, benzoic acid (preservative), sorbic acid, titanium dioxide (colour), potassium sorbate (preservative), locust bean gum, polysorbate 60], sugar, soybean oil (with TBHQ as preservative), yeast, modified milk ingredients (dairy product solids), dough conditioner [wheat gluten, enriched wheat flour, diacetyl tartaric acid esters of mono and diglycerides, dextrose, calcium carbonate, vegetable oil (canola and/or soybean), ascorbic acid, malted barley flour, amylase, calcium sulphate, enzymes (wheat)], salt, glaze [water, sunflower oil, sodium caseinate (milk), disodium phosphate, mono and diglycerides, whey (milk), modified corn starch, carrageenan], soybean flour, soy protein isolate, natural & artificial flavour, soya lecithin, dried whole egg, xanthan gum, colour (annatto, yellow #5 & #6)

Simple Syrup: Glucose-fructose (corn syrup), water, glucose (corn syrup), molasses (sulphites), salt, potassium sorbate (preservative), caramel colour (sulphites).

Bueno, yo cuento así por encima unos 60-70 ingredientes, pero el problema es que muchos ingredientes son genéricos y son la suma de otros muchos ingredientes ocultos, ¿qué es el aceite de palma modificado? ¿Qué es el modified corn starch?  ¿De qué forma está modificado? ¿Qué es el artificial flavour?  ¿Y los ésteres tartáricos?

Hay que tener en cuenta que los procesos industriales son peligrosos.  Un té de hojas de coca en Perú te va a sentar fenomenal, incluso es saludable y no tiene nada de adictivo, pero un polvo de cocaína extraído de la hoja de coca ya es otra historia, ¿no?  ¿No es la cocaína un extracto natural?  ¿O quizá debería llamarse extracto de hoja de coca modificado?  Ahí lo dejo para la reflexión.

A título general os diré que los compuestos más comprometidos son los derivados de la soja (contienen glutamato y otros derivativos), los saborizantes artificiales (variedad de compuestos químicos y soja genéticamente modificada), el corn syrup (alto índice glucémico), yeast (contiene otros compuestos y a menudo también glutamato), gelatine, las sustancias lácteas modificadas por indeterminadas, los aceites modificados y el resto de sustancias modificadas (modified corn starch o enriched flour entre otros).

¡ Bon apetit !

Anuncios

From → Uncategorized

5 comentarios
  1. Laura permalink

    Me encanta. Solo añadir que el concepto de lo que es fresco es un muy diferente para los españoles. En norteamérica se dice que es fresco cuando ha salido de una lata recientemente … Para el español es cuando recientemente ha salido del mar, de la planta, del animal… Nos encanta que el tendero nos diga eso de “me lo acaban de traer…” Gracias por tu blog, me resulta muy interesante.

  2. ¡Madre mía! ¡Me parece alucinante tu aclaración sobre los componentes que llevan los alimentos preparados! Y más me alucina incluso leer cuáles son las consecuencias que se derivan de su consumo. Gracias a tu entrada ahora entiendo muchas más cosas. ¡Enhorabuena por ella! ¡Saludos!

  3. Néstor Merino Ayala permalink

    Me encanta tu blog. Vine a Canadá de pequeño y mi vida de inmigrante es diferente a la de una persona adulta como tú. Tienes toda la razón en lo que tiene que ver con el tema de la comida procesada. Aquí en Canadá mucha gente no le presta la atención adecuada a su nutrición. Aún los productos <> como las barritas enérgeticas, suplementos de proteína, etc., están compuestos de un mogollón de químicos e ingredientes que te sorprendería en que otras maneras se utilizan. Si se os apetece, hay un libro buenísimo que se llama Twinkie Deconstructed, el autor es Steve Ettingler, y habla del tema a fondo. Fuerte abrazo desde Kitchener, a solo 100 km de Toronto.

  4. La verdad es que es muy útil, pero parece que comer decentemente en Canadá es una odisea… ¿es realmente tan difícil?

    • Bueno, no tanto. Hay comida de verdad porque hay mucha oferta. Hay buena comida india y asiática, algunos italianos. Creo que la peor comida son las franquicias y los restaurantes de influencia americana, donde abusan de las salsas procesadas, azúcares y subproductos lácteos y cárnicos. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: